Abr 27 2008

¿Una Maestra o un Militar para Seguridad?

Published by under Política

¿Una Maestra o un Militar para Seguridad?

Más allá de que pueda haber una diferencia entre la percepción y la realidad en el tema de seguridad ciudadana, lo cierto es que estamos ante un problema que está dando de qué hablar … mucho en los últimos días.

Nuestro país goza de estabilidad y mejoría en otras áreas, disminución de la pobreza, mejoras en la CCSS, reducción de la deserción en escuelas y colegios y otros según las últimas estadísticas.

Pero es natural que queramos, necesitemos y exijamos mejoras en el tema de seguridad, poner coto tanto a los robos menores: “cadenazos”, robos de carteras en los autos, celulares a los peatones, hasta los robos disfrazados, como cuando al estado le cuesta el triple una tarea o edificación, la plata se pierde en el camino…. ¡Y ni hablar de las narcomafias!. La necesidad popular es que se transforme esta inseguridad ciudadana en todo lo contrario.

Hay consenso en que necesitamos mejorar las leyes en el tema de tránsito y seguridad. Pero ojo, hay que tener cuidado, porque en medio de este ambiente se pueden tomar, con la mejor intensión, caminos muy riesgosos para el país.

¿Queremos leyes mejores, que se apliquen y cumplan? O ¿queremos mano dura?… ¡hay una gran diferencia!

Sé que dolor más grande que un padre o madre puede vivir, es la pérdida de un hijo. Hace unos días escuché unas declaraciones donde una madre doliente decía: “Entre una maestra y un militar para que dirija el Ministerio de Seguridad, yo escogería al militar”, puedo entender su actitud, movida por el dolor, pero no la justifico, no justifico el uso indiscriminado de la fuerza, ni la violencia, no creo que se deba pasar por encima de las leyes para hacer justicia.

Otra declaración que en el mismo sentido me preocupó más fue la del abogado Beirute el 17 de abril diciendo en un programa de radio: “suspendamos las garantías ciudadanas por un ratito” me parece que eso, no se dice ni en broma.

Cuando se habla de estas cosas, se habla de la actitud que media las acciones, no de su apego a la ley, se está hablando casi de dar licencia de corzo a las autoridades; ¿Harían ustedes eso aunque fuera sólo por un ratito?

Ese es el mal camino de la “mano dura”, muy diferente al de las buenas leyes, porque la ley, aunque sea dura es la ley. Para llegar a serlo pasa por una cantidad de discusiones donde se vieron pros y contras y eso es algo que seguimos agradeciendo a nuestro sistema democrático.

Para terminar, nunca elegiría un militar ni de ministro de seguridad ni en otro puesto, ya vimos lo ocurrido en otros países latinoamericanos, aprendamos la lección.

No responses yet




Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply