May 28 2008

Los que temen la verdad

Published by under Sin Categoria

Fue una noche triste la del domingo 27 de mayo de hace un año, y se sigue con un nudo en la garganta. La ya frágil democracia Venezolana recibía una nueva estocada.

La señal de Radio Caracas Televisión (RCTV), el canal más antiguo y visto de ese país, salía del aire para ser reemplazada por un proyecto estatal que dirá todo como el “jefe” lo ordena, igual que en las dictaduras sudamericanas de los años 70 y 80.

De nada valieron las preocupaciones externadas por la Unión Europea, gobernantes de todo el mundo y organismos como la Sociedad Interamericana de la Prensa, que no dudó en calificar de “antidemocrática” la medida de Hugo Chávez. La intolerancia se había impuesto.

Pero lo más lamentable de todo es que lo ocurrido en Caracas es solo una manifestación más de una creciente ola de ataques a la libertad de expresión en América Latina, por parte de aquellos a los que un pueblo informado les resulta incómodo.

En Cuba, el periódico Granma, órgano del Partido Comunista y al que tanto le gusta inmiscuirse en asuntos propios de otros países, arremetió contra los corresponsales extranjeros presentes en La Habana calificándolos como “catedráticos de la manipulación”.

Luego otros representantes de la llamada “neoizquierda populista” en la región no dudan en referirse a la prensa como “mentirosa y corrupta” u “oposición sin partido”, cuando los medios expresan posiciones distintas a las suyas.

Incluso aquí en Costa Rica aparecieron sombras sobre la libertad de expresión. A raíz del referéndum sobre el TLC, algunos de esos que dicen “no” a todo, y que justamente idolatran a los que andan cerrando canales, propusieron implementar extrañas ataduras a la prensa nacional y ahora hacen campaña abierta contra los medios que no les gustan.

También hace un año en México, tras el cierre obligado del diario “Cambio Sonora”, luego de que sus instalaciones fueran objeto de dos atentados con granada, el mismo domingo 27 de mayo narcotraficantes amenazaron a los periodistas del periódico “Tabasco Hoy” dejando la cabeza de un cadáver frente al medio.

La conclusión de este triste panorama es muy sencilla: A los populistas, comunistas y narcotraficantes no les gusta que nosotros expresemos lo que pensamos cuando los adversamos y sepamos lo que no les conviene, y ante el pánico que ello les produce en otras latitudes, prefieren silenciar, reprimir y amenazar. Esa es la alternativa de país algunos proponen en su intolerancia. A nosotros nos toca elegir, Costa Rica no va a recorrer ese camino, lo garantizamos.

No responses yet




Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply