Ago 23 2008

El poder de uno

Published by under Política

Como todo el mundo voy a baños públicos o baños de edificios donde estoy, casi siempre la luz está encendida, imagino que la luz pasa siempre encendida, incluso toda la noche aunque en el edificio no esté nadie.

Si entro a uno de esos baños y la luz está apagada, la apago cuando salgo.

Si ustedes entraran a uno de esos baños con la luz encendida y al salir la apagaran que pasa?, el próximo muy probablemente entra a un baño con la luz apagada, la enciende y al salir probablemente la apaga.

Si en el transcurso del día sólo una persona apaga la luz es muy probable que muchos lo hagan y se ahorra MUCHA energía, ese es el ejemplo del poder de UNO.

Este comentario me lo inspiró un correo recibido que copio abajo con mi respuesta:

Don Alejandro, he estado leyendo artículos de su blog y me resulta muy interesante su participación activa en asuntos de tanta importancia a nivel nacional.

Quería comentarle mi opinión personal sobre el alcoholismo, al igual que ud, yo sufrí hace ya varios años a causa de este, pero sin un volante de por medio.

El alcohol es la tercera causa de muerte en los Estados Unidos, la segunda en la Unión Europea y la primera en Finlandia. Mi forma de pensar tal vez resulte polémica pero o diría que el mayor problema no es la combinación de el volante y el alcohol, el mayor problema es el alcohol por si mismo. La verdad me interesaría conocer su opinión sobre esto, y si por su mente cruza una solución mas “aceptable a la sociedad” que la mía, que consiste en la prohibición de la venta de alcohol en locales sin la patente de bar, y como segundo paso la prohibición total. El alcohol no solo causa muertes en las carreteras, también provoca muertes fuera de las carreteras, separa familias, crea agresores, induce la pobreza, causa enfermedades, etc, etc.

Espero su respuesta y sepa que me gustaría participar de forma mas activa en las campañas del alcohol en las carreteras, al menos haciendo circular información por los correos de la UCR.

Felicidades por su esfuerzo.

Alejo Rivera

A lo que le contesté:

Estimado Tocayo, gracias por escribirme.

El alcoholismo no sólo es una enfermedad individual sino social, como el machismo, como la violencia y tantas otras.

No creo en las prohibiciones, por ejemplo, hace poco se activó un debate por las minifaldas a raíz de un comentario de un cura donde le pedía a las mujeres que no tentaran, que para evitar agresiones sexuales no usaran ropa provocativa.

La principal causa de muerte en CR de los menores de 35 años son los accidentes de tránsito, donde a menudo media el alcohol.

Vamos por eso prohibir manejar a los menores de 35?

En lo personal creo que no se trata de prohibiciones sino de reflexión personal y social, no es etiquetar al que toma, o al que pachuco que le hace piropos a una mujer vestida sexy, o lo que sea. Esos son síntomas no causas.

Creo que una mujer se puede vestir como se sienta a gusto (para seguir con el ejemplo), o una persona tomar si quiere, o incluso consumir drogas. Yo no lo hago ni lo haría, pero lo respeto. Lo que no respeto es el irrespeto.

Creo que la única manera de que mejoremos es si cada uno lo hace, si cada uno sale a la calle cada mañana un poco más solidario. Creo que debemos tomar consciencia de que el cambio social empieza por el cambio individual, por lo que agradezco mucho correo y tu ofrecimiento de divulgar mis opiniones. Por favor hacelo.
.
Gracias y un abrazo

No responses yet




Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply