Oct 26 2009

Cinco sexos: La intersexualidad

Published by under Sin Categoria

Por: Luis Christian Rivas Salazar

La señora Anne Fausto-Sterling es genetista del desarrollo y profesora de ciencia médica en la Universidad de Brown, en Providence, Rhode Island, Estados Unidos de América. Ha escrito “Mitos del Género: Teorías Biológicas Sobre Hombres y Mujeres” (1992), y “Sexuando el Cuerpo: Política del Género y la Construcción de la Sexualidad” (2000). Ella sostiene que: “la división de la especie humana en dos grupos sexuales no es un hecho natural”.

Su artículo más conocido es: “Los cinco sexos. Por qué no son suficientes macho y hembra”, un documento muy interesante que nos libera de las ataduras que conocemos sobre la tradicional división de los seres humanos en hombrecitos y mujercitas. Un hecho tan falso, como la errónea creencia que tenían los hombres sobre la teoría geocéntrica.

Mis estudios filosóficos me introdujeron al tema mediante Platón, quien en: “El Banquete”, expone una serie de ideas sobre el amor, dentro de las cuales está la teoría de Aristófanes, quien nos dice que el amor: “es el más filantrópico de los dioses en su calidad de aliado de los hombres y médico de los males” y nos habla de un tercer sexo humano primitivo, a saber, el andrógino. Para Aristófanes, en un principio los seres humanos tenían doble número de miembros sexuales, algunos eran dos hombres a la vez, otras dos mujeres y los terceros: hombre y mujer a la vez, pero Zeus se vio obligado por la altanería e intromisión de los humanos con doble sexo a cortarlos en dos, operación que practicó con la ayuda de Apolo; y desde entonces cada ser humano tiene la apetencia que cada uno de los ejemplares seccionados siente la necesidad de unirse a su mitad, que fue separada de él por voluntad divina, pero partícipe de su misma naturaleza. En palabras más simples, desde que Zeus nos dividió, cada uno siente la necesidad de buscar y unirse a su media mitad sea hombre o mujer.

Esta fabulosa lectura, me mostró a unos griegos excepcionalmente tolerantes frente a la sexualidad, como pocos contemporáneos. La palabra “hermafrodita”, proviene de las voces y nombres griegos: “Hermes” y “Afrodita”, dioses de la mitología griega. Hermes es conocido como el mensajero de los dioses, el protector de la música, el controlador de los sueños y el protector de los rebaños; mientras que Afrodita es la diosa del amor sexual y la belleza, y, estos dos dioses engendraron a Hermafrodito, quien a los 15 años se volvió medio macho y medio hembra cuando su cuerpo se fundió con el cuerpo de una ninfa de la que se enamoró.

Mientras los griegos me contaban esto, mi antigua enamorada se sorprendía y me miraba raro, y, yo seguía indagando sobre tan apasionante tema erótico hasta llegar a Mario Vargas Llosa y “Los cuadernos de Don Rigoberto”, en la carta de Don Rigoberto: “La rebelión del clítoris”, encontré la conexión entre el colectivismo y la sexualidad —prácticamente este libro me reveló mi naturaleza sexual individualista— donde escuché por primera vez hablar de herms, merms y ferms, aparte de machos y hembras humanos. Cinco sexos, no dos.

Ni varones ni hembras, sino seres humanos que tienen la coalición en un sólo individuo de gónadas, hormonas y composición de cromosomas que producen seres humanos más complejos que la tradicional división hombre y mujer.

Esto lo comenté, entre mis más rancios compañeros “liberales” para ser vapuleado con una serie de argumentos que me decían que lo “normal” era la tradicional división de género, lo demás, era una mera desviación de la naturaleza. Desde entonces, dudé de la aparente vocación liberal de mis amigos, su mente colectivista, al igual que la mente termocéfala de las feministas a ultranza, no comprendía que el ser humano científicamente no está dividido en dos rebaños, sino que el individuo es único e irrepetible.

Con razón, John Stuart Mill aborrecía la “normalización” que impone arbitrariamente la sociedad, lo mejor está en lo distinto, en lo diferente, en lo raro, en lo único.

La doctora Fausto-Sterling se ocupa de estos seres humanos intersexuales, a quienes los obligamos a “normalizarse”, ellos tienen pene y clítoris al mismo tiempo, uretras y vaginas, menstrúan y tienen espermatozoides. Estos casos no habían sido tan raros, ya que se estima que un cuatro por ciento de los homínidos son intersexuales, sumados podrían poblar un continente.

Al igual que Don Rigoberto y los griegos, mi naturaleza libertaria y hedonista se vio satisfecha con semejante lectura. Descubrir que el ser humano puede ser único eróticamente, para mí es de gran deleite intelectual. Liberarse de la grey en cualquier aspecto, es una gran placer.

En su artículo científico, la genetista nos presenta el caso de Emma: “que había crecido como hembra. Emma tenía tanto un clítoris del tamaño de un pene como una vagina, lo que le hacía posible tener sexo heterosexual “normal” tanto con hombres como con mujeres. En su adolescencia Emma había tenido sexo con un cierto número de muchachas a las que había estado profundamente atraída; pero a la edad de 19 años se había casado con un hombre. Desafortunadamente, el marido no le había dado a Emma poco placer sexual (aunque él no había tenido nada de qué quejarse), así que a todo lo largo de este matrimonio, así como de otros matrimonios subsiguientes, Emma había tenido paralelamente sus “amiguitas”… Emma ocasionalmente le confió su deseo de ser un hombre, circunstancia que sería relativamente fácil provocar. Pero la réplica de Emma es un decidido voto a favor del propio interés: “¿Tendría usted que sacar esta vagina? Eso no me gustaría, porque es mi vale de comida. Si usted hiciera eso, yo tendría que dejar a mi marido e irme a trabajar, así que creo que la conservaré y seguiré siendo como soy. Mi marido me mantiene bien, y aunque no tengo ningún placer sexual con él, tengo muchísimo con mis amigas”.

Como la doctora dice, la sexualidad es algo para ser celebrado por sus sutilezas, y no algo para ser temido o ridiculizado.

Fuente

Un servicio de la Organizión International Intersexual

En los siguientes sitios hay varios documentos:

http://www.isna.org/espanol

http://www.tumundovirtual.wordpress.com/…/¿que-hacer-con-un-hijo-intersexual/

No responses yet




Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply