May 25 2010

¿“Accidentes” de tránsito?

Published by under Sin Categoria

(tomado de www.nacion.com)

Nuestro Código Penal no reconoce la culpa consciente como figura dolosa, sino culposa

Gustavo González Solano Facultad de Derecho, UCR 09:09 p.m. 24/05/2010

El Diccionario de la Real Académica Española define la palabra accidente como aquel “suceso eventual o acción de que involuntariamente resulta daño para las personas o las cosas”. Una persona conduce su vehículo y al ver un semáforo en rojo, en lugar de frenar, pasa “esperando” que nadie se atraviese. Cuando nadie se atraviesa, no hay problema. El problema es cuando alguien sí cruza por su camino y el desastre es inminente: lesiones u homicidio.

¿Cómo se juzga jurídicamente esta acción? Ciertamente el infractor no anhela matar a nadie, ya que eso sería un acto homicida. Pero tampoco es la típica situación de aquel que por negligencia o imprudencia, no se fija que el semáforo estaba en rojo y aún así pasa, cometiendo un accidente con culpa. El primer caso es diferente: no es doloso ni culposo en estricto sentido, ya que la persona sí sabe que el semáforo está en rojo. A esta situación se le denomina culpa “consciente”.

Un elemento externo. No es lo mismo, no saber ni querer cometer el accidente –ser negligente– que tener clara conciencia de esa negligencia y, aun así, realizarla. Pero nuestro Código Penal, extrañamente prioriza otro elemento ajeno al sujeto, para diferenciar entre un delito culposo de un doloso: la aceptación del resultado por parte del infractor.

Si el infractor no cree, ni acepta, que el resultado se produzca, el delito será culposo. Pero si el infractor sí acepta como posible el resultado, será doloso (dolo eventual). Así, si la persona cree que no pasará nada cuando me salte un alto, porque seré muy hábil y podré evitar el resultado, o porque el azar y el destino se salvarán, mi actuar será culposo y no doloso.

¿Por qué delegar la calificación legal de un delito, a un elemento externo y fuera del control del infractor, como lo es la probabilidad o la casualidad de un mal resultado? Si es así, el derecho valida jurídicamente las falsas apreciaciones e infundadas expectativas de las persona absolutamente irresponsables y temerarias.

En realidad, solamente hay que analizar su conocimiento y su voluntad, no su expectativa de daños o muertes. Cuando se sabe que se puede cometer infracción y se sabe también las consecuencias que pueden pasar, y aun así, se realiza la acción, siempre hay una actuación intencionada, independientemente del resultado que se produzca.

Conciencia y voluntad. Si tiene conciencia y voluntad de cometer esa negligencia, su actuar es voluntario, tiene la intención de, realizar el ilícito, es decir, es dolosa. Ya esto lo había señalado el Dr. Francisco Castillo en su libro El Dolo (1999, p. 303). Razonemos lo contrario: si el infractor asume como propia la negligencia o imprudencia, ello ¿no es igual a decir que tiene la voluntad de llevar a cabo un acto supuestamente involuntario? Y si la persona tiene la intención de llevar a cabo un acto supuestamente involuntario, ello ¿no lo convierte en un acto voluntario, intencionado y doloso? ¿Cómo es posible ejecutar voluntariamente un acto involuntario, sin que se convierta en voluntario? Resumen: la intención de llevar a cabo un acto culposo elimina la culpa, y lo convierte en doloso.

La prueba. El problema es que nuestro Código Penal no reconoce la culpa consciente como una figura dolosa, sino como culposa, y traslada el problema a la prueba, y no al concepto mismo de culpa. La culpa consciente es el conocimiento y la intención de llevar a cabo una negligencia, imprudencia o impericia.

Si nuestros legisladores aceptaran que la aceptación del resultado no debe ser el criterio relevante para determinar un delito, sino el estatus doloso de la culpa consciente, se resolvería el problema de las acciones intencionalmente negligentes o imprudentes, que son indebidamente concebidas como delitos culposos, cuando en realidad son delitos dolosos.

Pero lo más importante es reconocer que si, según el Diccionario, un accidente es un acto involuntario, los “accidentes” de tránsito por culpa consciente, nunca han sido accidentes, sino actos lamentablemente queridos por los infractores y voluntariamente provocados por los usuarios de nuestras carreteras.

¿Quién resolverá esta situación: el derecho penal o la educación vial?

7 responses so far




7 Responses to “¿“Accidentes” de tránsito?”

  1.   Alejandroon 19 Mar 2013 at 7:56 PM

    De acuerdo Gerald

    Desconozco Rodrigo

  2.   Rodrigoon 19 Mar 2013 at 7:44 PM

    Buenas , tengo una consulta , el 31 de diciembre de 2012 sufri un accidente en moto , un señor no hizo el alto en una interseccion y me golpeo , estuve incapacitado por mas de 10 dias . el señor dijo que me iba a pagar el arreglo de la moto pero al final se hizo “el ruso” como decimos los ticos , yo iba aceptar conciliacion pero,ahora no , incluso voy a cobrar los daños de la moto los materiales y fisicos causados a mi persona , que articulos de la ley de transito me ayudan a plantear una buena querrella para interpornerla , gracias !!

  3.   Geraldon 31 May 2010 at 1:30 PM

    Soy de la opinion que nuestra ley de transito aun con sus reformas sigue siendo obsoleta y anacronica en como define la responsabilidad de lo mal llamado accidente. En general como bien dice lo tomado por la nacion todo accidente es culposo y en materia penal si habia una personada lesionada o fallecida se tipificaba como lesiones culposas o homicidio culposo. Sin embargo, debemos primero empezar por comprender que lo que conocemos como “accidente” no es un asunto aleatorio que sale fuera del control de quien participa en su generacion pues toda situacion es previsible desde que nos sentamos detras de un volante por ejemplo, conducir bajo los efectos de drogas o alcohol, conducir a alta velocidad en lugares con limites de velocidad, etc.
    Asi que la palabra accidente como algo similar a caso fortuito o fuerza mayor no existe, sino que mas bien lo que ocurre es la falta al deber de cuidado, aquello que el sentido comun, la logica nos advierte que tal o cual situacion puede ocurrir. Ojo me refiero a quien produce la lesion a un bien o a una persona, porque quien esta esperando un semaforo a verde, no es responsable de la colision que recibe su vehiculo por detras, pero si es autor quien no tomo la precaucion de guardar distancia.
    En materia penal los legisladores mal copian principios europeos o sur americanos relativos a los delitos provenientes de un hecho de transito, pues no hay culpa por falta de intencion, pero si el resultado es el origine de la culpa misma por lo que he comentado anteriormente al omitir el auor del hecho en el deber de cuidado. No quiero entrar en la utilizacion de de tecnicismos legales, sino en compartir una opinion sobre el tema del blog.

  4.   Alejandroon 28 May 2010 at 8:21 PM

    Terox, tema HIPER delicado, lo están tratando en Conejitos y yo apenas supe que escribir.

  5.   Teroxon 26 May 2010 at 8:22 PM

    Siguiendo con el comentario de Dean, a mí más que la rebaja a las multas (la mayoría necesarias a mi modo de ver), me preocupa una ley que permite conciliar un homicidio…

  6.   Alejandroon 26 May 2010 at 1:13 PM

    Dean importantes palabras. Por mi parte creo que hay que seguir en todos los frentes.

  7.   Dean CóRnitoon 26 May 2010 at 8:50 AM

    Alejandro, va a tener que seguir peleando porque la solución se la de el derecho penal, porque si nos sentamos a esperar a que en nuestro país permee la educación vial, nos vamos a llenar de muchos ángeles como su queridísima Natis. La educación requiere del ejemplo. ¿Qué clase de ejemplo nos dan nuestros ilustres diputados cuando les entra el síndrome del pobrecito y acuerdan rebajar las multas de tránsito en un 68%? ¿Qué ejemplo nos dan cuando se aumentan su salario en un 72% sin haber tan siquiera calentado la silla – mientras que en otras partes del mundo los gobiernos anuncian medidas de austeridad y recortes salariales para ministros y diputados?

Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply