May 02 2010

Teoría de las Ventanas Rotas

Published by under natalia,Política

Estoy seguro que intuían lo que se describe abajo como la “Teoría de las Ventanas Rotas” que sólo reproduzco de un correo recibido.

Y los que me conocen saben que me encantó encontrar este texto porque apoyo y vivo conforme a mucho de lo que ahí se dice. Creo que mucho de los problemas que hoy vivimos es porque creemos que un delito o torta pequeña es solo eso, algo pequeño. Para mi lo pequeño crece, la micro violencia crea violencia y genera gran violencia.

El fin NO justifica los medios, el fin nunca justificara los medios, medios malos convierten el mejor de los fines en algo malo. Parte de esta elucubración se debe a la discusión que se dio en tuiter por la manifestación vandálica que hizo Bloqueverde en la Fuente de la Hispanidad, lugar que para mi tiene un gran significado y donde hasta me mandaron a balear.

Los círculos rojos de la foto son, el primero la acera destruida por los gamberros de @bloqueverde, el segundo el cuasi arbolito que sembraron (el hueco lo tapo la gente de AyA y puso el zacate) y el tercero las pintas de mal gusto de siempre.

Teoría de las Ventanas Rotas


En 1969, en la Universidad de Stanford (EEUU), el Prof. Phillip Zimbardo realizó un experimento de psicología social. Dejó 2 autos abandonados en la calle. Eran 2 autos idénticos: la misma marca, modelo y hasta igual color.  Uno lo dejó en el Bronx, por entonces una zona pobre y conflictiva de Nueva York y el otro en Palo Alto, una zona rica y tranquila de California. Dos autos idénticos abandonados en dos barrios con poblaciones muy diferentes y con un equipo de especialistas en psicología social estudiando las conductas de la gente en cada uno de estos sitios.

Resultó que el auto abandonado en el Bronx comenzó a ser “canibalizado”. En pocas horas perdió las llantas, el motor, los espejos, la radio, etc.  Todo lo aprovechable se lo llevaron, y lo que no, lo destruyeron.  En cambio el auto abandonado en Palo Alto se mantuvo intacto…

Es muy común atribuir a la pobreza las causas del delito. Es esta atribución en la que coinciden las posiciones ideológicas más conservadoras (las de derecha y de izquierda).  Sin embargo, el experimento en cuestión no finalizó ahí. Cuando el auto abandonado en el Bronx ya estaba deshecho y el de Palo Alto ya llevaba una semana impecable, los investigadores rompieron un vidrio del automóvil de Palo Alto…

El resultado fue que se desató el mismo proceso que en el Bronx y el robo, la violencia y el vandalismo redujeron el vehículo al mismo estado en que quedó el del barrio pobre.  ¿Por qué el vidrio roto en el auto abandonado en un vecindario  supuestamente seguro era capaz de generar todo un proceso delictivo?

Aquí no se trataba de pobreza.  Evidentemente, era algo que tenía que ver con la psicología humana y con las relaciones sociales.

Un vidrio roto en un auto abandonado transmite una idea de deterioro, de desinterés, de despreocupación que va rompiendo códigos de convivencia, como de ausencia de ley, de normas, de reglas, como que vale todo. Cada nuevo ataque que sufría el auto sin que alguien se preocupara del mismo, reafirmaba y multiplicaba esa idea, hasta que la escalada de actos, cada vez peores, se
volvía incontenible, desembocando en una violencia irracional.

En experimentos posteriores, los profesores James Q. Wilson y George Kelling desarrollaron la Teoría de las Ventanas Rotas, la misma que desde un punto de vista criminológico, concluye que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el maltrato son mayores.

Si se rompe el vidrio de una ventana en un edificio y nadie lo repara, pronto estarán rotos todos los demás vidrios del edificio. Si una comunidad exhibe signos de deterioro y esto no parece importarle a nadie, entonces allí se generará el delito.

Si se cometen “pequeñas faltas” (estacionarse en un lugar prohibido, exceder el límite de velocidad o pasarse una luz roja) y las mismas no son sancionadas, entonces comenzarán faltas mayores y luego, delitos cada vez más graves. Si se permiten actitudes violentas como algo normal en el desarrollo de los niños, el patrón de desarrollo será de cada vez mayor violencia y cuando estos niños sean adultos; ya que de niños “aprendieron” que esa actitud era “normal” y/o “correcta”; entonces actuarán de manera delictiva, pero teniendo la certeza de que esos actos NO SON ILEGALES.

Si los parques y otros espacios públicos deteriorados son progresivamente abandonados por la mayoría de la gente (que, muchas veces, deja de salir de sus casas por temor a las pandillas), esos mismos espacios abandonados por la gente son progresivamente ocupados por los delincuentes.

La Teoría de las Ventanas Rotas fue aplicada por primera vez a mediados de la década de los ´80 en el Metro de Nueva York, el cual se había convertido en el punto más peligroso de la  ciudad.  Se comenzó por combatir las pequeñas transgresiones: graffitis que deterioraban el lugar, suciedad en las estaciones, ebriedad entre el público, evasiones del pago del pasaje, pequeños robos y desórdenes.  Los resultados fueron evidentes. Comenzando por lo pequeño se logró hacer del Metro un lugar seguro… Es decir, si se combate un delito pequeño se evita el desarrollo de un delito mayor…

Posteriormente, en 1994, Rudolph Giuliani, alcalde de Nueva York, basado en la Teoría de las Ventanas Rotas y en la experiencia del Metro, impulsó una política de “’tolerancia cero”. Es decir, combatir a fondo aún los delitos considerados menores…

La estrategia consistía en crear comunidades limpias y ordenadas, no permitiendo transgresiones a la ley y a las normas de convivencia urbana.

El resultado práctico fue un enorme abatimiento de TODOS los índices criminales de la ciudad de Nueva York.

La expresión “tolerancia cero” suena a una especie de solución autoritaria y represiva, pero su concepto principal es más bien el de la prevención y promoción de condiciones sociales de seguridad. No se trata de linchar al delincuente, ni de  incentivar la prepotencia de la policía, de hecho, respecto de los abusos de autoridad debe también aplicarse la “tolerancia cero”.

De lo que se trata NO es aplicar “tolerancia cero” frente a la persona que comete el delito, sino aplicar “tolerancia cero” frente al delito mismo. Se trata de crear comunidades limpias, ordenadas, respetuosas de la ley y de RESPETAR los códigos básicos de la convivencia social humana.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=lNd2VTtUX9k[/youtube]

8 responses so far




8 Responses to “Teoría de las Ventanas Rotas”

  1.   teroxon 14 May 2010 at 10:26 AM

    Hay que mandarle copia de esta vara a Tijerino!!!

  2.   Pietroon 05 May 2010 at 2:11 AM

    Que interesante teoria y cierta tambien no mas falta decir que solo en Costa Rica la luz amarilla significa “más rapido” como nadie la respeta todos lo hacen.
    Siempre he estado de acuerdo que CR necesita con urgencia un programa serio y respetable de prevencion del delito desde el primero antes de esperar a que se graduen en delicuencia en la universidad de la carcel como terminan la mayoria de los delicuentes de este pais.

  3.   XiniaCHon 03 May 2010 at 8:39 PM

    Que lindo post Ale.

    Nada más que decir, si no respetamos las pequeñas cosas, mucho menos las grandes. Si no respetamos a la gente fuera de la casa, dificilmente lo haremos dentro. Si acostumbramos irrespetar casi con seguridad somos irrespetados. Y es una cadena, que como decía un twittero hace un rato, en esta cultura del “vivazo”, va a ser dificil evolucionar como masa. Pero como seres individuales definitivamente solo depende de nuestra decisión.

    ¡Axé!

  4.   JAMon 03 May 2010 at 10:49 AM

    Un placer 😀 —> http://jamwebdev.com/jamblog/?p=142

  5.   JAMon 03 May 2010 at 10:32 AM

    Increible, que buen articulo, definitivamente lo reposteare en mi blog, muchas gracias!!!!!

  6.   vitzaon 03 May 2010 at 9:34 AM

    Excelente lección… pregunto: los de @bloqueverde tendrán la humidad de leer este post y hacer algo por enmendar lo que hicieron? o en serio ese es el sentido de sus actuaciones: Destruir, causar caos, afear un escenario que es para muchos un emblema.

    Ojalá, ojalá… que el acto “vandalico” del hueco haya sido una mala genialidad de alguien que equivocó… y no que sea la malsana mentalidad de alguien que con conciencia provoque caos o quiera el caos para el país.

  7.   Heidyon 03 May 2010 at 7:08 AM

    Una pequeña llama puede provocar grandes catástrofes. Es mejor y mas fácil apagar esa llamita y no esperar a que sea incontrolable y no se pueda apagar

Trackbacks/Pingbacks

  1. Blog de Alejandro Trejos - Si das un poco de amor, podrás recibir un poco de amor para ti.
  2. Blog de Alejandro Trejos » La honestidad empieza en casa
  3. Teoría de las Ventanas Rotas « JAM's Blog

Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply