Nov 26 2010

UNA BREVE REFLEXIÓN SOBRE EL FALLO DE CRUCITAS por Oscar Arias

Published by under Política

de Óscar Arias Sánchez, el Viernes, 26 de noviembre de 2010 a las 15:37

Hace 25 años, no existía la posibilidad de que un ciudadano común iniciara un blog un día cualquiera, y ese blog fuera más leído que un periódico o una revista. No existía la posibilidad de crear un grupo de Facebook y convocar, en cuestión de semanas, a tres millones de personas a manifestarse en torno a una propuesta. No existía la posibilidad de convertir un video casero en un fenómeno de sensación mundial.

Era la época en la que los políticos dependíamos de los medios de comunicación para transmitir nuestros pensamientos o nuestras opiniones, razón por la cual dependíamos de lo que ellos nos quisieran publicar, cuándo lo quisieran publicar y, en la mayoría de los casos, que no quisieran publicarlo.

Esa época ya pasó.  Hoy, en cambio,  es el mundo en que Wikipedia prácticamente ha desplazado a las enciclopedias, que durante siglos dictaron la palabra oficial del pensamiento. Éste es el mundo en que cualquier persona puede seguir gratuitamente los cursos de Física o de Cálculo del MIT, la más prestigiosa universidad tecnológica del planeta, sin moverse de la sala de su casa. Nunca antes las personas normales, las que no son Presidentes ni Generales ni Gerentes ni Directores, habían tenido tanto poder. Ahora podemos decir lo que pensamos a través de Facebook sin que nadie nos edite, o haga su propia interpretación de lo que queremos decir, y a la vez, en tiempo real podemos saber los que nuestros amigos opinan. Es por eso, que es a ustedes, mis amigos y amigas de Facebook, a quienes les quiero decir lo que pienso del fallo sobre Crucitas.

A lo largo de mi vida pública siempre he respetado las decisiones de las diferentes instancias judiciales en nuestro país.  Como lo he manifestado reiteradamente, en una democracia donde existe un Poder Judicial independiente, las sentencias se acatan y se respetan, y no se cuestionan.   Sin embargo, como ustedes saben, el Tribunal Contencioso Administrativo resolvió en contra de la sentencia  de la Sala Constitucional que había declarado la constitucionalidad y legalidad  del decreto de conveniencia nacional que emitimos durante mi Gobierno. Creo que lo más aconsejable en este momento es, con mucha calma y serenidad, y ante las manifestaciones de la empresa afectada de llevar este caso a conocimiento de la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia, que esperemos que sea esa instancia la que en definitiva resuelva, ojalá  que en el menor plazo posible,  la divergencia de criterios entre los fallos emitidos por la Sala Constitucional y el Tribunal Contencioso Administrativo.

El desarrollo de los pueblos depende del monto de la inversión, tanto nacional como pública, tanto privada como extranjera.  En América Latina la inversión extranjera per cápita más elevada la tiene Chile, y es precisamente esa inversión la que le ha permitido convertirse en el  país más desarrollado de Latinoamérica.  Costa Rica, desde hace muchos años, ha seguido los pasos de Chile creando reglas del juego claras que atraigan dicha inversión.

En toda democracia, los ciudadanos deben saber a qué atenerse en sus relaciones con el Estado. Deben confiar en la observancia y el respeto de las situaciones derivadas de la aplicación de normas válidas y vigentes. Deben tener una expectativa razonablemente fundada sobre cuál será la actuación del poder en la aplicación del Derecho. Es decir, deben ser capaces de anticipar cuáles serán las consecuencias jurídicas de su propio comportamiento. Como dicen los ingleses, “legal security means protection of confidence”.

La seguridad jurídica significa la protección de la confianza, esto es “un saber a qué atenerse”. Nuestro país, tan admirado por su paz, por su democracia, por su tolerancia, no puede quedarse al final de la carrera del mundo. El bien primordial de un mundo globalizado es la confianza. Protegerla empieza por el Gobierno y por el Congreso, pero pasa, sin duda, por el Poder Judicial.

Finalmente, mis queridos amigos y amigas, con respecto a mí, como he dicho en otras ocasiones, el que nada debe nada teme.

3 responses so far




3 Responses to “UNA BREVE REFLEXIÓN SOBRE EL FALLO DE CRUCITAS por Oscar Arias”

  1.   Marco2193on 29 Nov 2010 at 8:38 AM

    Mirá, Osquitar descubrió que tenemos derecho de expresión… le cogió tarde.
    Chas gracias don Oscara, necesitamos de alguien más honesto, que no esté chochando tanto y que respete a la presidenta que el mismo ungió y favoreció, aún contra la ley… Mirá, no es la primera vez que Osquitar se brinca una ley. Que frío debe hacer en los infiernos.

  2. Imagen de perfil de Terox  teroxon 27 Nov 2010 at 5:22 PM

    Ah, pero para criticar la forma en que el gobierno enfrentaba el conflicto con Nicargua no se le escondió a las cámaras…

  3. Imagen de perfil de Alonso Hernández  Amorexiaon 26 Nov 2010 at 10:18 PM

    Como defender lo indefendible?
    No vendamos moral por ideología… algo olia mal en Crucitas desde el principio, y sigue hediondo… que no tema Don Oscar, no por que no deba, si no por que sus acreedores tenemos poco poder político a diferencia de él.

Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply