Oct 26 2011

¡Cortadles la Cabeza!

Published by under Política

En una demostración palpable de que el principio de Legalidad sustenta, sin lugar a dudas, el estado de Derecho costarricense, la Sala Primera acogió ayer en su totalidad el recurso de Casación interpuesto por el Estado en el caso de Crucitas, así como parte de otros alegatos que presentó la empresa Infinito contra la decisión del Tribunal Contencioso Administrativo.

La decisión judicial reconforta a nivel interno y refuerza en el exterior la imagen de Costa Rica como una nación donde las decisiones se fundamentan en las leyes, donde cualquier ciudadano, nacional o extranjero, puede saber con certeza a qué atenerse y tener la seguridad de que sus derechos serán respetados en estricto apego a las leyes del país.

Cabe recordar que el Tribunal Contencioso Administrativo resolvió en contra de la sentencia de la Sala Constitucional que había declarado la constitucionalidad y legalidad  del decreto de conveniencia nacional emitido durante la pasada administración del Dr. Oscar Arias Sánchez.

En aquella ocasión y durante la lectura del “por tanto” de la sentencia del Tribunal Contencioso Administrativo, un derroche de histrionismo fue protagonizado por uno de los miembros del alto tribunal, el Lic. David Fallas, con amplia y pública trayectoria  “neofatalista”, en contra de personalidades políticas del país que no tuvieron participación alguna durante los debates del contencioso.

En un evidente desacato moral a la objetividad e imparcialidad jurídica, a las que por doctrina y ética está obligado, Fallas usó el espacio judicial convirtiéndolo en plaza pública a favor de sus causas políticas e ideológicas (a las que como ciudadano tiene derecho, pero no en su calidad de juez), y para “pedir la cabeza” de quienes considera sus enemigos en la “guillotina” del Ministerio Público.

Flaco favor del juez Fallas al principio de imparcialidad de nuestros Tribunales de Justicia en un entuerto que será estudiado o a través de manos ajenas, con la decisión de Sala Primera del Poder Judicial.

Gravísimo peligro corre el país que politice sus estrados judiciales.

 

No responses yet




Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply