abr 02 2012

Excelente post de Roberto Gallardo

Published by under Política

Nuevamente don Roberto Gallardo, ahora ministro de planificación, nos regala un exquisito post. Bueno porque aporta nuevos elementos al estudio de la realidad nacional y mejor porque lo hace de una manera fresca, reveladora de aristas a considerar y optimista.

En su post yo comenté:

“Nuevamente planteas puntos MUY interesantes y aristas a considerar, un post rico de leer.

Si Roberto, hay neofatalistas y Noistas que sufren si no ven un sufrimiento generalizado, como que en su “ruta de vida” se necesita que todo se valla para el carajo para poder decir: Se los dije!

De manera que si estamos bien ellos están mal”

El post de Gallardo lo pueden leer completo aquí en su ubicación original y abajo:

Sobre la felicidad de los costarricenses

Cada vez que alguien dice que los costarricenses estamos entre los pueblos mas felices del mundo un grupo de gente reacciona con una indignación que me resulta sorprendente. “¿Cómo”, parecen decir. “es que se puede decir que este es un pueblo feliz si yo y la gente que conozco es tan infeliz?” “¿Cómo”, se preguntan en el paroxismo de la incredulidad, “se puede creer que la gente es feliz si al país se lo está llevando pu…ra mala administración?”.

Por supuesto que no hay respuestas simples para algo que tiene un nivel de subjetividad enorme como es el concepto de felicidad. Pero quisiera ensayar un par de hipótesis. Primero, lo que se mide en los denominados índices de felicidad es el nivel de bienestar, no la opinión de la gente respecto a como se hacen las cosas o al estado de los asuntos colectivos. Y en general, me atrevería a decir que los costarricenses somos personas que construimos nuestra felicidad en un intenso disfrute de placeres personales sencillos: ver el partido del Monstruo (aun con el último resultado del clásico), la salida a la Sabana a mejenguear, la tomada de café en la oficina, las fiestas familiares y las mesas de tragos con los amigos los días de pago. Y por eso cuando le preguntan, el tico responde que es feliz. No es que esté satisfecho de cómo van las cosas o que crea que no tenemos problemas urgentes, o que todos los políticos son blancas palomas dechados de virtud y valores éticos, pero está contento con su vida, contento con su situación. Hacer la diferencia entre lo colectivo y lo personal es algo que yo creo hemos sabido hacer desde hace mucho tiempo la mayoría de los ticos, como no parecen hacerlo quienes viven en una estado permanente de ansiedad derivado de su propio pesimismo ante la vida.
Segundo, lo anecdótico no puede superar lo estadístico. La realidad es mucho mas que el círculo cercano de nuestra existencia cotidiana. Que se hayan metido a robar en la casa de a la par no invalida el hecho que los indicadores de criminalidad estén bajando, porque esos indicadores están construidos a partir de información estadística que se recoge con todo rigor y de manera global, no por parte del Gobierno, sino de empresas encuestadoras y organizaciones no gubernamentales. De la misma manera, porque yo y mis amigos seamos infelices y no estemos contentos con el Gobierno (o peor aun que lo odiemos con pasión) , no podemos negar lo que ya no uno, sino varios estudios internacionales, elaborados por gente tan prestigiosa como Jeffrey Sachs, reafirma una y otra vez: que los ticos somos un pueblo feliz. No se trata de estudios en que se forzó a la gente a dar una respuesta en una dirección u otra, se trata de una sistematización de análisis y mediciones que permiten llegar a esa conclusión. No se trata de una ficción interesada del Gobierno que confirma la esquizofrenia de querer vender una mentira, sino del resultado de un trabajo serio hecho por gente seria.
Y está por supuesto otra hipótesis, probablemente la más controversial. Que en el fondo hay gente que es infeliz ante la felicidad de otros. O mas bien, que hay gente con un gran sentimiento de frustración porque su indignación no despierta la indignación de la gente. “¿Cómo”, se preguntarán estas personas, “es posible que los demás no vean lo que yo veo?” “¿Cómo es que la gente no quiere tirarse a la calle como yo, que me muero por hacerlo, pero que no quiero hacerlo solo (y este dato, que debería significar algo, es aparentemente obviado por estos personajes)?” “¿Por qué demonios la gran mayoría de los ticos se siente feliz si todo está mal, si estamos gobernados por una gavilla de corruptos que solo actúan en beneficio personal, si no hay esperanza de ningún tipo para este país que inevitablemente se irá a la mi..tad de abajo de la tabla del desarrollo humano?”
La respuesta pasa un poco por señalar una cierta arrogancia histórica que ha existido en este país de algunos grupos que creen que la única lectura válida de la realidad es la propia. Ellos, iluminados en medio de un mar de oscuridad, deben mostrar el camino. Pero la historia muestra que los ticos siempre hemos rechazado los criterios absolutos. No hay blanco y negro (o mas extremo aun como parecen creer algunos, blanquísimo o negrísimo), sino una amplísima gama de grises. Y por eso no creemos los cantos de sirena de quienes quieren arrogarse una comprensión de la realidad que nunca han tenido, ni aceptamos “prima facie” sus apocalípticos pronósticos.
Lo cierto es que los costarricenses obtenemos del Estado un cúmulo de servicios -que sin duda requieren de mejora-, que contribuyen a nuestra felicidad personal. Y finalmente eso es lo que nos importa. La discusión política pura alrededor de conceptos tan inasibles como “proyecto-país”, “consenso social”, “representatividad efectiva”, está tan lejos de la realidad cotidiana de la gente que quienes creen que estas cosas terminarán encendiendo la llama de la indignación social con la que tantos sueñan, no hacen mas que mostrar que tan de espaldas viven de la realidad. Ahora que lo pienso, en la de menos el secreto de la felicidad de los costarricenses radique precisamente en no ponerles atención a los agoreros interesados. Pero, como lo dije al principio, esto de la felicidad es algo bastante complejo.
Es posible que la explicación sobre la felicidad tica tenga elementos de todas las hipótesis expuestas, mas otras adicionales. En materia de felicidad existen tantas realidades como personas. Pero lo que es innegable es lo que se confirma una y otra vez. Somos un pueblo feliz. No tiene nada de malo, y aceptarlo no significa ser pro-gobierno o creer un cuento de hadas, mostrando una candidez equivalente casi que a una incapacidad mental. Vale la pena ver los estudios, analizarlos con rigor, y no rechazar de entrada cualquier conclusión solo porque no coincide con mi propia percepción de las cosas.
Mientras tanto, sigan disfrutando el gane de la Liga. Porque al menos ESA felicidad no les va a durar toda la vida (dicho por un morado ardido)…

4 responses so far





4 Responses to “Excelente post de Roberto Gallardo”

  1. Avatar de Alejandro  Alejandroon 03 abr 2012 at 4:50 PM

    Terox me gusta la diferenciación.

    Otras definiciones, el pesimista cree que todas las mujeres son malas, el optimista así lo espera …

  2. Avatar de Terox  teroxon 03 abr 2012 at 2:14 PM

    Concuerdo, pero hay que diferenciar entre optimistas y escapistas… de estos últimos hay muchos también…

  3. Avatar de Alejandro  Alejandroon 03 abr 2012 at 12:23 PM

    Estimado Terox, creo que el optimismo sin sentido es perjudicial también. Pero sobre todo creo que este país puede dar mucho más y crecer en todos sentidos, ese crecimiento será impulsado por los progresistas, optimistas y propositivos, a pesar de los neofatalistas

  4. Avatar de Terox  teroxon 03 abr 2012 at 9:58 AM

    La verdad es que es difícil explicar algunas cosas… no dudo que mucha gente se sienta feliz, y la verdad, eso es muy bueno, pero hay que partir de ahí para mejorar el país. El problema es que veo que mucha gente, pesimista y optimista, es demasiado superficial en sus análisis. No sé que tanta razón tenga Gallardo en su explicación, porque por otro lado, bajamos en índice de desarrollo pero subimos en índice de felicidad… ¿no es extraño? Como dijo aquella mujer, debe ser un asunto de percepción…

Trackbacks/Pingbacks

  1. Que chiva ser Tico | Blog de Alejandro Trejos | costa rica

Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply

Current ye@r *